Toc, toc, hay alguien ahí?

No me digáis que viendo esas casitas de pájaros no os entran ganas de llamar y entrar a tomar un té, cual Winnie the Pooh llorando por un tarro de miel a su… Sigue leyendo